AUDRE LORDE




AUDRE LORDE fue una escritora afroamericana, feminista, lesbiana y activista por los derechos civiles.

Como poeta es especialmente conocida por su dominio técnico y expresión emocional con los cuales expresa ira e indignación por las injusticias civiles y sociales que observó a lo largo de su vida.
Sus poemas y prosa trataron en gran medida temas relacionados con los derechos civiles, el feminismo y la exploración de la identidad femenina negra.​

Su obra más conocida es "La hermana, la extranjera",​ un libro de ensayos que contiene varios de sus textos más influyentes de las luchas contra el racismo, el machismo y la opresión heterosexual como son "No hay jerarquías en la opresión" y "Las herramientas del amo no destruirán la casa del amo".

Tras pasar por la experiencia del cáncer de mama y reflexionar sobre las discriminaciones sufridas por las mujeres, que se superponen a las de raza y de orientación sexual y que se suman a la enfermedad, publicó en 1981 "Los diarios del cáncer" un texto dirigido tanto a quienes han vivido o viven la experiencia, como para quienes acompañan a otras en el proceso.

Audre Lorde creció en el Harlem, Nueva York. Sus padres, inmigrantes afrocaribeños. Nombrada por ellos como Audrey Geraldine Lorde, optó por abandonar la "y" de su nombre de pila, como lo explica en su libro Zami: Una nueva forma de escribir mi nombre. 
Fue la menor de tres hijas y, junto a sus hermanas Phyllis y Helen, creció escuchando historias de su madre acerca de las Indias Occidentales. Aprendió a hablar y a leer al mismo tiempo, enseñada por su madre.

Escribió su primer poema cuando estaba en la escuela primaria. Después de graduarse en Literatura y Filosofía en el Colegio Hunter (1951) asistió a la Universidad Hunter entre 1954-1959.

Tuvo amores con otras chicas desde su juventud y sufrió homofobia al intentar adherirse a la asociación de escritores Harlemn Writers Guild en los años 50.

No se rindió y frecuentó los círculos culturales LGBTI+ de Greenwich Village. Fue cofundadora de The Kitchen Table-Women of Color Press (Editorial de mujeres de color La Mesa de Cocina) y fue codirectora del periódico lésbico Chrysalis.

En 1954, vivió en la Ciudad de México y en Cuernavaca, Morelos. Durante esa estancia acudió a la Universidad Nacional Autónoma de México y se integró al círculo de exiliados norteamericanos en esta segunda ciudad. Este período fue un momento de afirmación y de renovación, que le permitió confirmar su identidad a nivel personal y artístico como mujer lesbiana y poetisa.

En 1961 recibió su Master en bibliotecología de la Universidad de Columbia. Trabajó durante varios años como bibliotecaria. Se casó en 1962 con el abogado Edward Rollins, con quien tuvo a sus dos hijas pero la pareja se divorció en 1970.

En 1968 publicó su primer libro de poesía, The First Cities.

Fue invitada por el FU Dagmar Schultz quién conoció en el "Foro Mundial por Las Mujeres" de la ONU, en Copenhague, en 1980.

En 1978 se le diagnosticó un cáncer de mama,​ por el que le realizaron una masectomía. Seis años más tarde se enfrentó a un cáncer hepático. Tanto en Los diarios del cáncer (1980), que deriva en parte de entradas de su diario personales escritas a fines de los años setenta, como en A Burst of Light (Una explosión de luz) (1988) Lorde emplea el ensayo para recoger, explorar, y reflexionar en la diagnosis, tratamiento, y recuperación del cáncer de pecho. 

En ambos trabajos Lorde discute las ideas occidentales de enfermedad, tratamiento, y prótesis y belleza físicas, así como los temas de la muerte, el miedo a morir, la victimización versus la supervivencia, y la fuerza interior.

Murió el 17 de noviembre de 1992 en Saint Croix donde vivía con su pareja Gloria. Antes de su muerte, durante una ceremonia africana de bautismo, Lorde tomó el nombre de Gamba Adisa, que quiere decir: "Guerrera: la que se hace comprender".







RECURSOS PARA TRABAJAR SU OBRA EN CLASE:

"Tu silencio no te protegerá".
- Audre Lorde, de "La hermana, la extranjera"

"Sin comunidad, no hay liberación".
- Audre Lorde.

"Si no me definiera por mí misma, me vería envuelta en las fantasías de otras personas y me comerían viva".
- Audre Lorde.

"No soy libre mientras ninguna mujer está libre, incluso cuando sus grilletes son muy diferentes a los míos".
- Audre Lorde.

"Cuidar de mí misma no es autocomplacencia, es autoconservación, y eso es un acto de guerra política".
- Audre Lorde.

"Y cuando hablamos tenemos miedo de que
nuestras palabras no sean escuchadas
ni bienvenidas,
pero cuando estamos en silencio
todavía tenemos miedo.
Así que es mejor hablar
recordando que nunca estuvimos destinadas a sobrevivir"
- Audre Lorde, de"El Unicornio Negro: Poemas"

"Nuestros sentimientos son nuestros caminos más genuinos hacia el conocimiento".
- Audre Lorde.

"El dolor es importante: cómo lo evadimos, cómo sucumbimos a él, cómo lo enfrentamos, cómo lo trascendemos".
- Audre Lorde.

"Soy mi mejor trabajo: una serie de hojas de ruta, informes, recetas, garabatos y oraciones desde el frente".
- Audre Lorde.
'Si vienes...'
“Si vienes tan suavemente
como el viento dentro de los árboles,
puedes escuchar lo que escucho.
Mira lo que ve el dolor.

Si vienes tan a la ligera
como rociando rocío,
te llevaré con gusto
ni te pediré más.

Puedes sentarte a mi lado
Silencioso como un respiro
Solo aquellos que permanecen muertos
Recordarán la muerte.

Y si vienes, estaré en silencio,
ni te hablaré palabras duras.
No te preguntaré por qué, ahora.
O cómo o qué haces.

Nos sentaremos aquí, suavemente,
Debajo de dos años diferentes
Y la tierra rica entre nosotros
Beberá nuestras lágrimas.”
- Audre Lorde.
'Se espera que...'
“Se espera que las personas negras y del tercer mundo eduquen a las personas blancas sobre nuestra humanidad.
Se espera que las mujeres eduquen a los hombres.
Se espera que las mujeres lesbianas y los hombres homosexuales eduquen al mundo heterosexual.

Las personas opresoras mantienen su posición y evaden su responsabilidad por sus propias acciones.
Hay una pérdida constante de energía que podría utilizarse mejor para redefinirnos y diseñar escenarios realistas para alterar el presente y construir el futuro".
- Audre Lorde, de "La hermana, la extranjera".

'Quiero vivir'
“Quiero vivir el resto de mi vida, ya sea larga o corta, con tanta dulzura como pueda manejar decentemente, amando a todas las personas que amo y haciendo todo lo que pueda del trabajo que todavía tengo que hacer. Voy a escribir a fuego hasta que salga de mis oídos, mis ojos, mi nariz, en todas partes. Hasta que sea cada respiración que respiro.
¡Voy a salir como un jodido meteorito! ”
- Audre Lorde.
Audre Lorde: "La mujer es poderosa y peligrosa"
'La culpa'
“La culpa no es una respuesta a la ira; Es una respuesta a las propias acciones o falta de acción. Si conduce al cambio, puede ser útil, ya que ya no es culpa sino el comienzo del conocimiento.
Sin embargo, con demasiada frecuencia, la culpa es solo otro nombre para la impotencia, para la defensa destructiva de la comunicación; se convierte en un dispositivo para proteger la ignorancia y la continuación de las cosas como son, la máxima protección para la inmutabilidad".
- Audre Lorde, de "La hermana, la extranjera: Ensayos y discursos".

Audre Lorde con las activistas
Meridel Lesueur y Adrienne Rich en 1980.
'Tus silencios no te protegerán'
"Iba a morir, tarde o temprano, incluso si hubiera hablado o no.
Mis silencios no me habían protegido.
Tus silencios no te protegerán... 
¿Cuáles son las palabras que aún no tienes?
¿Cuáles son las tiranías que tragas día a día e intentas hacer las tuyas, hasta que te enfermes y mueras de ellas, aún en silencio? 

Hemos sido socializadas para respetar el miedo más que nuestra propia necesidad de lenguaje.

Comencé a preguntar cada vez:
"¿Qué es lo peor que me podría pasar si digo esta verdad?"

A diferencia de las mujeres en otros países, es poco probable que nuestro silencio de ruptura nos haga encarcelar, "desaparecer" o salir corriendo de la carretera por la noche.

Expresar nuestra opinión irritará a algunas personas, nos llamarán putas o hipersensibles e interrumpirá algunas cenas. Y luego, nuestro discurso permitirá que otras mujeres hablen, hasta que se cambien las leyes y se salven vidas y el mundo se altere para siempre.

La próxima vez que te preguntes: ¿Qué es lo peor que sucederá? Empuja un poco más de lo que te atreves. Una vez que comiences a hablar, la gente te gritará. Te interrumpirán, te humillarán y sugerirán que es personal. Y el mundo no terminará.


Y hablar será cada vez más fácil. Y descubrirá que se ha enamorado de su propia visión, que tal vez nunca se haya dado cuenta de que tenía. Y perderás algunas amistades y amantes, y te darás cuenta de que no les extrañas. Y las nuevas te encontrarán y apreciarán.
Y todavía coquetearás y te pintarás las uñas, te vestirás de fiesta, porque, como creo que dijo Emma Goldman, "si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución".
Y al fin sabrás con una certeza superior que solo una cosa es más aterradora que decir tu verdad. Y eso es, no hablar. "
- Texto de Audre Lorde.

Comentarios