> SOFÍA PARNOK

SOFÍA PARNOK nació en la ciudad de Taganrog, en la familia de un farmacéutico.

Estudió en el Liceo para niñas Emperatriz María Taganrog entre 1894 y 1903.

Viajó por Europa y estudió seguidamente en el Conservatorio de Ginebra.​
A finales de 1904 ingresó en el Conservatorio de San Petersburgo, pero abandonó los estudios y regresó a Ginebra, donde tuvo su primera experiencia como autora de teatro con la obra El sueño.

A comienzos de la I Guerra Mundial, conoció a la joven poeta Marina Tsvetáyeva, con quien vivió un apasionado romance que dejó importantes rastros en la poesía de ambas mujeres.​
Marina  Tsvetáyeva

El primer y tardío libro de versos de Parnok
, Poemas, se editó poco después de que rompiera con Tsvetáyeva en 1916. La lírica de Poemas presenta el deseo lésbico por primera vez de forma positiva en un libro de poesía ruso.


Libro "POEMAS" de Sofía Parnok
Parnok se fue de Moscú a finales del verano de 1917 y pasó los años de la Guerra Civil Rusa en la ciudad de Sudak, en Crimea.

Allí escribió una de sus piezas maestras, el poema dramático y libreto para la opera en cuatro actos de Aleksandr Spendiárov, Almast («Алмаст»), que fue un gran éxito en el Teatro Bolshói, en Moscú, en 1930, y luego en Odesa, Tiflis, Taskent, Ereván y en París (1952).

Teatro Bolshoi de Moscú, Rusia.

Entre 1910 a 1917, Parnok trabajó como periodista bajo el seudónimo de Andrei Polianin,​ específicamente elegido para separar su obra literaria del periodismo.

Sofía Parnok es autora de varias colecciones de poemas, Rosas de Pieria (1922), La viña (1923), Música (1926) y A media voz (1928).

La censura soviética decidió muy pronto que la voz poética de Sofia era «ilícita» y a partir de 1928 le prohibieron publicar.
Se ganó la vida traduciendo poemas de Charles Baudelaire y novelas de Romain Rolland, Marcel Proust, Henri Barbusse y otros.

A finales de la década de 1930, la editorial Escritor Soviético publicó una colección de sus poemas.

Sofía Parnok y su pareja Marina Tsvetaeva, fue una escritora rusa, que destacó como poeta y prosista. 


RECURSOS PARA TRABAJAR SU OBRA EN CLASE:

"Hay algunos nombres que son como aroma de flores"
- Sofía Parnok

"Nunca, incluso después de mi muerte, 
dejará de dolerme mi alma por ella."
Sofía Parnok,
"Sophia Parnok:
La vida y obra de la safo rusa".

"¿Somos el vago sueño de alguien?"
- Sofía Parnok 

"Sus labios:
esa sensación de plenitud insoportable,
ese horror con la dicha más dulce."
- Sofía Parnok 

"Suavemente agarraré tu dedo y susurraré:
"Ven, habla sobre mí,
solo dime: mi amor, cómo me amas,
solo dime: mi paloma, cómo me tocas".
Sofía Parnok, 1919,
traducido por Diana Lewis Burgin.

Sofía Parnok junto a su mejor amiga Olga Tsuberbiller, una profesora y matemática rusa, que cuidó de Sofía hasta su muerte.


'Perdono todos tus pecados'
"Perdono todos tus pecados,
pero no puedo soportar dos:

lees poemas en silencio
y besas en voz alta.

Así que peca, florece, sé feliz,
pero sigue mi consejo:

un beso, mi amor, no es para el oído
y la música no es para los ojos."
- Sophia Parnok (traducción de Diana Lewis Burgin)

Poema para Marina Tsvetaeva
"Para sonrojarse por los poemas que escribiste,
exiges que devuelva tus cartas.

¡Tu regalo es sagrado, independiente
de esas manos blasfemas tuyas!

¿Qué puedo devolver?

¡Aquí, atrapa tu cuaderno lleno de páginas escritas!

Pero el fuego, la humedad y el viento
en murmullos de amor no se puede devolver.

¿Son porque mi noche es negra?
mis ojos vacíos, mi voz tierna

Pero sé que la mazorca de maíz
a surgido de la semilla que sembraste"
 - Sofía Parnok, escrito en una carta dirigida a su expareja Marina Tsvetaeva, poco después de separarse.


'Realmente, uno no puede predecir'
"Realmente, uno no puede predecir
quién en el mundo será lector:
una pelota no puede saber a qué golpeará
una vez que haya sido disparada.

Bueno, entonces, mi verso crea vida,
en quién respiro,
en quién ¡Vivo, vuelo a la oscuridad, al vacío,
o simplemente, al cajón secreto!

Nuestro camino fue bloqueado a la mitad por
un siglo cruel.

Pero no nos estamos quejando, ¡déjalo!
Y, sin embargo, y en general,
¡este siglo es una cosa espléndida!

¡Quizás no sirve para poemas,
para nombres y patronímicos
o para soledades separadas,
aún así, amasa la masa de siglos!"
- Sofía Parnok, poema 225, Sophia Parnok: La vida y obra de la Safo rusa, de Diana Lewis Burgin.


'No me atrevo'
"Me falta saber cómo encontrar mis palabras,
y es por eso que he sometido mi alma al silencio, y escucho en el silencio sus reflujos y fluidos, quiero gritar, no me atrevo".
- Sofía Parnok, I Don't Dare To traducido por Diana Lewis Burgin.


'¿El invierno realmente tiene tormentas eléctricas?'
"¿El invierno realmente tiene tormentas
y cielo más azul que un cianotipo?

Me gusta el hecho de que tienes ojos inclinados,
y también que tu alma viene inclinada.

Me gusta la vivacidad de tu andar,
la sensación de frío de tus hombros,
tu charla frívola y nada lista,
tus muslos apretados, como los de una sirena.

Me gusta como cuando estoy en tu brisa fría,
como en un fuego furioso,
me derrito,

me gusta, ¿cómo puedo admitir esto?
Me gusta que aún no te gusto."
Sofía Parnok 'Poema 223' (trad. Diana Lewis Burgin)

Cianotipo, antiguo procedimiento fotográfico monocromo azul de Prusia.

'Intentando despertar mi amor otra vez.'
"Ahora, todas las tardes le pido a
Dios que me deje soñar contigo:
te he amado hasta el punto
de que ya no puedo amar.

Todos los días doy un paseo
por nuestras habitaciones ahora desiertas,
tratando de despertar mi memoria,
pero ella no puede recordarte...

Y tercamente repito tu nombre
una y otra vez suavemente y con labios enojados,
Intentando despertar mi amor otra vez."
- Sofía Parnok (1919)


Poema de MARINA TSVIETÁIEVA A SOFÍA PARNOK*
(Natalia Litvinova)

"Nos conocimos cuando el mundo
se preparaba para la guerra.

Yo vestía de campesina
y tú pantalón
y una camisa de hombre.

Tu brazo me rodeaba el cuello
y conocí una Moscú
bautizada en tu sudor.

Sofía, nada me enseñaste,
yo vine al mundo con la frente
marcada por antiguas fiebres.

¿Cómo podríamos durar?

Nada es nuevo para mí,
ni tu mano robándome un cigarrillo
en Tableau vivant,
ni tus ojos tristes
cuando tus labios sonreían.

Pienso en ti mientras fumo
frente a la catedral de Praga,
cada pestañeo
hace una grieta en la pared.

Llevo gárgolas a tus pechos
y cuelgo sobre tu boca
fragmentos del vitraux:
ojos, dedos, túnicas de los Santos,
y pido que me sonrías otra vez."
- MARINA TSVIETÁIEVA A SOFÍA PARNOK

Comentarios